RIA Novosti Contador de la Población MundialContador de la Población Mundial

15:21 04/10/2011 El 31 de octubre de 2011, la población mundial alcanzará los 7.000 millones de habitantes>>

martes, 5 de diciembre de 2017

HOMBRES ILUSTRADOS DEL PASADO IGNORADOS POR LA SOCIEDAD. D. BENITO HERMIDA Y JUANATEY.

                       D. BENITO HERMIDA Y JUANATEY (Santa Cristina de Barro, A Coruña, 1850-Puebla del Caramiñal, A Coruña, 8 de noviembre de 1920)

Lleva el apellido de uno de mis antepasados, pues al igual que yo, él también es su descendiente. Me estoy refiriendo a José Hermida Peña (Vilanoba, Santa Cristina de Barro, A Coruña, c. 1780-c. 1856), hijo de un orensano llamado Pedro Hermida.

Él, José Hermida Peña era su abuelo, un prestamista quien también se dedicaba a arrendatar el ramo de aguardiente en la villa. Su abuela se llamaba María Manuela Fabeiro Aldaris o Aldariz.


Firma de José Hermida y Peña.

Los padres de nuestro protagonista, fueron Benito Hermida Fabeiro (ca. 1815-d. 1878), quien se desempeñaba como zapatero y María Ignacia Juanatey Barreiro (1818-1900). El padre de María Ignacia, era curtidor, descendiente de vascos, Belrán Juanatey, que nació en 1785 y su madre se llmaba Josefa Barreiro.


Firma del padre de José Benito, Benito Hermida Fabeiro.



Firma de la madre de José Benito, María Ignacia Juanatey Barreiro, quien por cierto es la única vez que firma.

Sus padres, Benito y María Ignacia, se casaron muy jóvenes, quizás con 19 y 16 años respectivamente. El 24 de abril de 1832 ya hacen arreglos de matrimonio, donde se nos dice que María Ignacia vivía con su abuelo, Carlos Barreiro, pues su padre Beltrán Juanatey, vivía en Orense con su segunda esposa. Tanto su padre como su abuelo, eran curtidores. En 1835, con solo 17 añitos, María Ignacia tiene a Manuel Benito Hermida Juanatey, hermano de nuestro protagonista, que comparte uno de sus nombres, y quien se va a Cádiz a trabajar como artesano.

Tuvo cuatro hermanos más que fueron:

  1. Casimiro
  2. Maximina
  3. Carmen
  4. Ramón, quien también se fue a Cádiz, donde trabajó en la compañía Transatlántica.
En 1839 tanto Benito, su esposa, María Juanatey y un criado que tenían, son acusados de robo de ganado, por lo cual se les establece un pleito. En ese año, José Hermida, su padre pide que se le saque de la cárcel para que se cure de unos cólicos reumáticos, herpes y fatiga en el pecho. Existe también  un protocolo en 1840 en el que el curador de María Juanatey, su suegro, José Hermida asiste a la venta de tierras de María para pagar las costas del juicio.

En 1850, en esta aldea rural de Santa Cristina de Barro, nació nuestro hombre, nuestro protagonista. Sus padres debía tener un estatus social medio, pues su madre era heredera universal de su abuelo y de su padre y él tenía la mejora en la herencia de sus padres. La oferta dotal que reciben por parte de los Barreiro- Juanatey es de 4000 reales de vellón y por parte de Hermida, 1500 reales de vellón, un prado por 100 reales, los utensilios de su oficio de zapatero y un vestido de fiesta entero menos el capote, pues este se lo ha de hacer y dar dentro de dos o tres años.

El 11 de noviembre de 1866 piden un préstamo de 6000 reales. Por lo que vemos manejaban cifras bastante altas para esa época.

Por todo ello, notamos cómo de esa forma pudieron darle una educación bastante elevada para la época.

Se mudó a la Puebla del Caramiñal.

El profesor José Benito Hermida Juanatey fue distinguido en Pobra por su labor pedagógica. Aunque nació en Noya puede considerarse un pobrense de adopción, pues es en esta villa que desenvolvió casi toda su vida profesional, enseñando a varias generaciones de pobrenses las primeras letras, durante cincuenta anos de labor pedagógica. Tras estudiar Filosofía en el Seminario de Santiago, se convirtió en maestro de Primera Enseñanza y en la década de 1880 ganó por oposición la plaza de Escuela Pública del Caramiñal.
 Resultado de imagen para fotografía antiguas del Seminario de Santiago de Compostela
Seminario de Santiago de Compostela.

En esta villa contraerá matrimonio en segundas nupcias en 1900 y dará origen a una conocida familia. En 1900 se desempeñaba como profesor de instrucción pública.

José Benito Hermida no limitó su labor solo a la enseñanza, sino que también fue autor de varias obras pedagógicas para la Primera Enseñanza, entre las que destaca la titulada "El despertador de la infancia" , que conoció una segunda edición en 1882 y que fue declarada oficialmente texto para las escuelas por una Real Orden de 19 de marzo de 1886. Fue obra de algún éxito, ya que todavía en 1899 apareció una cuarta edición en la imprenta de L. Rodríguez, de Vilagarcía de Arousa. Se trata de un tratado que abarca las tres asignaturas más importantes en la época de Primera Enseñanza, es decir, la Historia Sagrada, la Gramática y la Aritmética, estas no eran las únicas asignaturas que debían estudiar los niños del siglo XIX, pues también debían tener conocimientos de Geografía, de Historia de España y también de Catecismo. Esta es hoy una obra de difícil consulta; todavía existe un ejemplar de la edición de 1882 en la Biblioteca Nacional de Madrid, además de los que están en posesión de sus descendientes.

Resultado de imagen para José Benito Hermida y Juanatey

Tan meritoria labor pedagógica mereció, por parte del Concello de Pobra do Caramiñal, que motivó el nombramiento como hijo predilecto de la villa, y  que se decidió la colocación de una placa en la fachada de la casa consistorial que, por desgracia, fue retirada en las obras de arranxo llevadas a cabo en la década de 1980. Es bueno resaltar que no fueron siempre buens las relaciones entre Hermida Juanatey y el Concello de Pobra, pues, a raíz de la remodelación de la actual casa consistorial en 1886, comenzó una larga polémica entre el maestro y las autoridades municipales, ya que el edificio que donara Manuel Fernández Varela para escuela, fue poco a poco siendo ocupado sólo para funciones administrativas municipales. La ampliación de la estrada comarcal obligará a destruir la fachada del edificio donde se ubicaba el centro educativo, y a reconstruirla, siendo entonces cuando las autoridades municipales de la villa decidieron privar a escuela y al maestro de entrada por la fachada principal.


Actual Casa Consistorial de la villa.

Sobre 1870 nace su hijo, Luis Hermida Vilas, quien como él, se dedica a la enseñanza, en este caso es maestro en la villa de Conjo. Presidente y fundador en 1902 de la Sociedad "La Benéfica" de Conjo.

Sus nietos, hijos de Don Luis, fueron tres reputados estudiantes de Santiago de Compostela, y grandes médicos (Luis y José) y abogado, en el caso de Felipe Hermida Pérez.

En el caso de Luis Hermida Pérez, con grado de teniente, joven y brillantísimo médico militar, se trunca su vida el 24 de julio de 1921, pues yendo como voluntario a la guerra de Marruecos, participa en una batalla arriesgando su vida, pues él solo era médico, muriendo de un disparo. Un haber gallego que se diluía en una de tantas guerras de la península.
















     
                                                                  Don Luis Hermida Pérez, nieto de nuestro protagonista.


Don José Benito de Hermida y Juanatey, se jubila en 1911.

Muere el 8 de noviembre de 1920.

Resultado de imagen para fotografías antiguas de a pobra do caramiñal


Resultado de imagen para fotografías antiguas de a pobra do caramiñalResultado de imagen para fotografías antiguas de a pobra do caramiñal
Fotografías de la villa de A Pobra do Caramiñal.


                            Artículo periodístico realizando un homenaje sobre su persona.


Árbol genealógico de Don José Benito de Hermida y Juanatey.