RIA Novosti Contador de la Población MundialContador de la Población Mundial

15:21 04/10/2011 El 31 de octubre de 2011, la población mundial alcanzará los 7.000 millones de habitantes>>

lunes, 26 de diciembre de 2011

La Apostasía en el tiempo.

Artículo todavía en construcción.....


En el siglo primero había congregaciones en Pérgamo, Esmirna, Sardis, Tiatira, Éfeso, Laodicea, Filadelfia, Roma, Corinto, Berea, Tesalónica, Filipos, Iconio, Listrra, Antioquía, Galacia. La zona geográfica abarcaría desde Italia , parte de Grecia, Asia y Judea, incluso Egipto.


El dibujo de abajo correspondería a la expansión del cristianismo sobre el siglo III y IV.



Fuente: http://educando.edu.do/articulos/estudiante/roma-un-imperio-poderoso-e-influyente/


A la muerte del último apóstol, sobre el año 96 E.C., Juan, la apostasía creció con rapidez dentro de la comunidad cristiana. Durante la época de los apóstoles, los que dirigían los asuntos era un Cuerpo Gobernante compuesto por los apóstoles y los ancianos de la congregación de Jerusalén.
Posteriormente, al parecer superintendentes u obispos representantes de una región y de otra se reunían en concilios para dirimir asuntos.


Will Durant declara: "El mismo Celso (opositor del cristianismo que vivió durante el segundo siglo) había señalado con sarcasmo que los cistianos estaban 'divididos en muchísimas facciones, pues cada individuo deseaba tener su propio partido'. Para 187 (E.C.) Ireneo señaló veinte variedades del cristianismo; cerca de 384 (E.C.) Epifanio contó ochenta"  (The Story of Civilization: Part III-Caesar and Christ).


Pese a que no conocemos los nombres de todos los cristianos de épocas posteriores a los apóstoles, sí conocemos el nombre de uno de ellos, de hecho se dice de él que fue discípulo del apóstol Juan, que de él recibió las sanas palabras. Este cristiano se llamaba Policarpo.


FORMAS RELIGIOSAS QUE ADOPTARON DE LA ROMA PRECRISTIANA Y PAGANA.


El historiador Will Durant esplica:
"La Iglesia adoptó algunas costumbres y formas religiosas que eran comunes en la Roma precristiana (pagana)...la estola y otras vestiduras de los sacerdotes paganos, el uso de incienso y agua bendita en purificaciones, el encender velas y una luz eterna delante del altar, la adoración de los santos, la arquitectura de la basílica, la ley romana como base para la ley canónica, el título de Pontifex Maximus para el sumo pontífice, y, en el siglo IV, el latín como idioma(...)Pronto la fuente de orden y la sede del poder en las ciudades serían los obispos, más bien que los prefectos romanos; los metropolitanos o arzobispos apoyarían, si acaso no reemplazaban, a los gobernadores de las provincias; y el sínodo de obispos tomaría el lugar de la asamblea provincial. La Iglesia Romana siguió en los pasos del estado romano" (The Story of Civilization: Part III-Caesar and Christ; La Hsitoria de la Civilización: Parte III.- César y Cristo).

LA CONMEMORACIÓN DE LA CENA DEL SEÑOR.


Jesús mandó que se celebrara la Conmemoración de su muerte el 14 de Nisandel año 33. Algunos querían que su muerte se conmemorara cada año un día específico de la semana, en lugar del que correspondía al 14 de Nisán. Además consideraban más importante el día de la resurrección de Jesús que el día de su muerte. Por eso escogieron el domingo.
Pero puesto que la Pascua judía cae en un día distinto cada año, según el calendario gregoriano que es el que se usa actualmente, es solo natural que sucediera lo mismo en el caso de la Conmemoración.


Muchos celebraron la Conmemoración el día que correspondía al 14 de Nisán. A estos se les empezó a llamar cuartodecimanos, que significa "decimocuartistas".


Aunque en Asia Menor muchos siguieron la costumbre apostólica, en Roma se escogió el domingo para esta celebración. Alrededor del año 155 E.C., este Policarpo que era de Esmirna y además un representante de las congregaciones de Asia, viajó a Roma para analizar esta y otras discrepancias. Lamentablemente, no hubo acuerdo.


Ireneo de Lyón escribió en una carta: "Ni Aniceto (de Roma) podía convencer a Policarpo de no observar el día-como que siempre lo había observado, con Juan, discípulo de nuestro Señor, y con los demás apóstoles con quienes convivió-, ni tampoco Policarpo convenció a Aniceto de observarlo, pues éste decía que debía mantener la costumbre de los presbíteros antecesores suyos". (Historia Eclesiástica, Eusebio, V, 24.)
Mientras Policarpo seguía los preceptos de los apóstoles y el mandato original, Aniceto solo basaba su postura en sus antecesores presbíteros de Roma.


Policarpo murió a los 86 años de edad en el circo romano martirizado por los romanos. ¿Quién era Policarpo?


Nació sobre el año 69 E.C. en Esmirna. Sus padres al parecer eran cristianos. Llegó a ser superintendente de la congregación de Esmirna.
Cuando Ignacio de Antioquía, Siria, era llevado al martirio en Roma y pidió a los filipenses que enviaran una carta a la congregación de donde venía, Policarpo de Esmirna se encargó de que la carta llegara a su destino. En aquel tiempo Policarpo de Esmirna también envió su propia carta a los filipenses.


Hay informes de que en el martirio de Policarpo, el 23 de febrero de 155 E.C., unos judíos fanáticos apoyaron aquella acción consiguiendo leña para la hoguera aunque era sábado.


Esta controversia se intensificó hacia finales del siglo II E.C. Alrededor del año 190 E.C. se eligió a cierto Víctor obispo de Roma. Él creía que la Cena del Señor debía observarse en domingo, y buscó el apoyo de tantos dirigentes eclesiásticos como le fue posible. Luego presionó a las congregaciones de Asia para que cambiaran la celebración a domingo.


En representación de los cristianos de Asia Menor, Polícrates de Éfeso rehusó ceder a esa presión. Mencionó que ellos seguían el modelo de la iglesia de Jerusalén cuando los apóstoles vivían y que tenían que obedecer a Dios mas bien que a los hombres.
A Víctor le desagradó esa respuesta. Una obra histórica dice que "excomulgó a todas las iglesias de Asia, y envió cartas a todas las iglesias que concordaban con él a fin de que no tuvieran comunión con aquellas". Sin embargo, "hombres sabios y juiciosos de su propio partido no concordaron con esta medida precipitada y temeraria, y algunos de ellos le enviaron cartas con críticas severas, aconsejándole (...)que preservara la caridad, la unión y la paz". (Antiquities of the Christian Church, de Bingham, XX, 5.)


Con el tiempo, los cristianos de Asia Menor iban quedando más aislados en lo referente a este asunto. En algunos lugares se observaron variaciones, se celebraba desde el 14 de Nisán hasta el siguiente domingo y en otras más frecuentemente: todos los domingos.


En 314 E.C., en el Concilio de Arles (Francia) se pretendió hacer obligatoria la costumbre romana y suprimir cualquier otra alternativa. Los cuartodecimanos no cedieron. El emperador pagano Constantino convocó en 325 E.C. un sínodo ecuménico, el Concilio de Nicea, a fin de resolver estos desacuerdos y otros. Este concilio emitió un decreto que ordenaba a todos los cristianos de Asia Menor someterse a la norma de Roma.


Desde entonces en adelante, se acusó de herejes y cismáticos a los cuartodecimanos, y se les persiguió. En 341 E.C., el Concilio de Antioquía decretó su excomunión. Pese a todo para el año 400 E.C. aún quedaban bastantes, y mucho tiempo después siguió habiendo algunos.


Desde entonces, la cristiandad (el cristianismo apóstata), no ha vuelto al procedimiento establecido originalmente por Jesús.


EL PAPADO. SU ORIGEN.
A medida que pasó el tiempo la palabra e-pí-sko-pos, en latín episcopus (superintendente) fue convertida en "obispo", con el significado de un sacerdote que tiene jurisdicción sobre otros miembros del clero de su diócesis.


Durante los dos primeros siglos no se usó el título "papa". Michael Walsh, ex jesuita, explica: "Parece que fue en el siglo III cuando por primera vez se llamó 'papa' a un obispo de Roma, y el título se dio al papa Calixto(...) Para fines del siglo V 'papa' solía significar el obispo de Roma y nadie más. Sin embargo, solo en el siglo XI podía un papa insistir en que el título aplicaba solamente a él" (Ann Illustrated History of the Popes, Historia ilustrada de los papas).


Uno de los primeros obispos de Roma que impuso su autoridad fue el papa León I (papa: 440-461 E.C.).


¿Qué creían los cristianos primitivos? El profesor Alberigo responde: "En los primeros siglos no existe ninguna doctrina ni praxis sobre la figura del Papa o sus funciones. (...) La posibilidad de que hubiera un 'episcopus episcoporum' (obispo de obispos) fue una aberración para Cipriano (escritor del siglo III), como él mismo afirmó en el sínodo de Cartago". (Revista Despertad, 8 de febrero de 1989, página 9).









Fuente: http://2eso.wordpress.com/


LA TRINIDAD.


Diferente dioses en triadas de diferentes culturas.



Tutatis, Esus y Taranis -los tres grandes dioses galos-










En 325 E.C. un concilio de obispos reunido en Nicea, Asia Menor, presidido por el Obispo Osio de Córdoba, que actuó en representación del Papa, formuló un credo que declaró que el Hijo de Dios era “verdadero Dios”, tal como el Padre era “verdadero Dios”. Parte de ese credo decía:
“Mas a los que afirman: Hubo un tiempo en que [el Hijo] no fué y que antes de ser engendrado no fué, y que fué hecho de la nada, o los que dicen que es de otra hipóstasis o de otra sustancia o que el Hijo de Dios es cambiable o mudable, los anatematiza la Iglesia Católica”3.

A ese concilio asistieron de 250 a 318 obispos, solo una minoría de la cantidad total y la mayoría de la región de habla griega. Ni siquiera el papa Silvestre I estuvo presente.

De modo que a cualquiera que creyera que el Hijo de Dios no era coeterno con el Padre o que el Hijo había sido creado se le entregaba a la condenación eterna.

En el año 381 E.C. se convocó otro concilio en Constantinopla, presidido sucesivamente por el Patriarca de Alejandría Timoteo, el Patriarca de Antioquía Melecio, el Patriarca de Constantinopla Gregorio Nacianceno, y su sucesor el Patriarca de Constantinopla Nectario. El Papa Dámaso no mandó representación. Este concilio declaró que había que adorar y glorificar al espíritu santo tal como al Padre y al Hijo.
Un año después —en 382 E.C.— otro sínodo se reunió en Constantinopla y sostuvo la divinidad plena del espíritu santo4. Aquel mismo año, ante un concilio celebrado en Roma, el papa Dámaso presentó una serie de enseñanzas que la iglesia había de condenar. El documento, llamado el Tomo de Dámaso, incluía las declaraciones que a continuación se citan:

“Si alguno no dijere que el Padre es siempre, que el Hijo es siempre y que el Espíritu Santo es siempre, es hereje.”

“Si alguno no dijere verdadero Dios al Hijo de Dios, como verdadero Dios a [su] Padre [y] que todo lo puede y que todo lo sabe y que es igual al Padre, es hereje.”

“Si alguno no dijere que el Espíritu Santo [...] es [...] verdadero Dios, [...] lo puede todo y todo lo sabe [...], es hereje.”

“Si alguno no dijere ser tres personas verdaderas: la del Padre, la del Hijo y la del Espíritu Santo, iguales, siempre vivientes, que todo lo contienen, lo visible y lo invisible, que todo lo pueden, [...] es hereje.”

“Si alguno dijere que [el Hijo] constituído en la carne cuando estaba en la tierra, no estaba en los cielos con el Padre, es hereje.”

“Si alguno, al llamar Dios al Padre, Dios al Hijo de Aquél, y Dios al Espíritu Santo, los llama dioses [...] y no [...] una sola divinidad [...], es hereje”5.

Uno puede imaginarse cuánto presionaba aquello a la mayoría de los creyentes comunes para que se amoldaran a aquellas ideas, aunque no tuvieran fundamento en las escrituras.

En 451 E.C., en Calcedonia se celebró otro concilio presidido por el Patriarca de Constantinopla Anatolio. El Papa, mandó como su representante personal al Obispo Pascanio. Se definió el carácter de las "naturalezas" de Cristo. Aunque Occidente aceptó el credo emitido pro este concilio, las iglesias orientales no concordaron con él, y esto llevó a la formación de la Iglesia Copta en Egipto y Abisinia y las iglesias "jacobitas" de Siria y Armenia. La unidad de la Iglesia Católica estuvo amenazada constantemente por divisiones sobre complejos asuntos teológicos, especialmente con relación a definir la doctrina de la Trinidad.
----------------------------------------------------------------
3. El Magisterio de la Iglesia, por Enrique Denzinger (traducción directa de los textos originales por Daniel Ruiz Bueno), 1963, páginas 23, 24.
4. A Short History of Christian Doctrine, por Bernhard Lohse, edición de 1980, páginas 64, 65.
5. El Magisterio de la Iglesia, por Enrique Denzinger (traducción directa de los textos originales por Daniel Ruiz Bueno), 1963, páginas 28, 29.

(Recogido por el Sr. Fernando Millán).

¿Qué opinaban los padres apostólicos de la Trinidad?
Estos son los eclesiásticos que escribieron sobre el cristianismo a fines del primer siglo y principios del segundo de nuestra era común. Entre ellos estuvieron Clemente de Roma, Ignacio, Policarpo, Hermas y Papías. Se dice que fueron contemporáneos de algunos de los apóstoles.

Clemente de Roma, "obispo" de Roma, que se cree que murió en el año 100 E.C., él no menciona una Trinidad, ni directa ni indirectamente.

Ignacio, un obispo de Antioquía, vivió como desde mediados del siglo I E.C. hasta principios del siglo II.
En sus escritos de ninguna manera aparece una Trinidad.

Policarpo, de quien ya hablamos anteriormente tampoco habló de una Trinidad.

Hermas y Papías, no hablan nada de una Trinidad pese a que se dice de Papías que conoció al propio apóstol Juan. 

Obviamente, los cristianos, apostataron con esta enseñanza intentado igualarse a otras culturas donde existían multitud de dioses para intentar que estas se acercaran y de esa forma llevar su poder a más personas. Por lo tanto adulteraron la Palabra de Dios para su propia conveniencia. Esto lo hicieron como veremos más adelante también con multitud de costumbres paganas que adoptaron para ganarse el favor de tribus paganas enteras.


VENERACIÓN DE IMÁGENES.

Los cristianos primitivos no adoraban imágenes ni las usaban.

Personajes religiosos de diferentes siglos, como Ireneo, Orígenes, Eusebio de Cesarea, Epifanio y Agustín se opusieron al uso de imágenes en la adoración.

Como a principios del siglo IV E.C., en Elvira España, un grupo de obispos formuló resoluciones importantes contra la veneración de imágenes. Ese famoso Concilio de Elvira llevó a que se prohibieran las imágenes en las iglesias y se impusieran sanciones severas a sus adoradores.

Lo que tuvo que ver con los Iconoclastas de los siglos VIII y IX, permitió que la Iglesia se dividiera en un imperio de Oriente y otro de Occidente. La veneración de imágenes se convirtió en una acalorada cuestión política que envolvió en una verdadera guerra teológica a emperadores y papas, generales y obispos.


BAUTISMO DE INFANTES.


Los cristianos primitivos no bautizaban a infantes.


El primero que habla sobre ello es Orígenes(185-284 E.C.) cuando dice: "Es la costumbre de la Iglesia que se administre el bautismo incluso a los infantes". (Selectiones From the Commentaries and Homilies of Origen, Madrás, India, 1929, pág. 211.)


La práctica fue confirmada por el Tercer Concilio de Cartago (253 E.C.).


Cipriano de Cartago (200 - 258) - pastor de Cartago, dice: “A los niños se les bautizaba al octavo día, o antes, por temor a que se condenaran”. (Epístola LVIII,2).
El Concilio de Cartago (253 Ad) da por aceptado el bautismo a infantes y discute si deben ser bautizados antes de ocho días.

San Agustín de Hipona (354 -430) - obispo de Hipona es otro defensor del bautismo infantil y señala que Cristo es el verdadero ministro del bautismo, nunca sugiere que los infantes necesitaran o tuvieran fe para recibir el bautismo, sino que la fe de los padres y de la iglesia los beneficiaba.



Evidentemente hasta este asunto beneficiaba sobremanera a esta nueva Iglesia apóstata pues le permitía "obligar" a pertenecer a ella a individuos en masa y ya desde infantes sin tener ninguna voluntad propia para elegir.

Augustus Neander, historiador religioso, escribió: "La fe y el bautismo siempre estuvieron conectados entre sí; y así en el mayor grado probable(...)la práctica del bautismo de infantes se desconocía en aquel período(en el primer siglo)(...)El que llegara a reconocerse como tradición apostólica por primera vez en el curso del tercer siglo es prueba en contra, mas bien que a favor, de la admisión de su origen apostólico". (Hsitory of the Planting and training of the Cristian Church by the Apostles, Nueva York, 1864, pág 162.)


Hasta cambiaron la forma de bautizar limitándose solo a rociar agua en la cabeza, cuando como se debe hacer según la Biblia es por inmersión completa.


El bautismo por inmersión fue abandonado paulatinamente (debido a la costumbre de bautizar a los niños lo más pronto posible) y el de aspersión se usó muy poco dadas las dudas sobre la efectiva ablución. Es un hecho que tanto el Misal Romano (católico romano) como el Libro de Oración Común (anglicano) recomiendan la inmersión como la forma más apropiada para el bautismo.


Todas estas fotografías de abajo demuestran que en los primeros siglos el bautismo era por inmersión.


COLMENARES DE OJEDA (PALENCIA)
Pila bautismal de la Iglesia en Colmenares de Ojeda, Palencia, España.

NAVASA (HUESCA)
Pila bautismal en Navasa, Alto Aragón, España.

LACASTA (ZARAGOZA)
Pila bautismal del despoblado de Lacasta, Zaragoza, España.

MOARVES DE OJEDA (PALENCIA)
Pila bautismal de Moarves de Ojeda, Palencia, España.


Pila bautismal de la basílica visigótica del siglo VII fundada por el rey visigodo Flavio Recesvinto el 3 de enero del 661 del cual solo resta la iglesia de San Juan de Baños del Cerrato, Palencia.


ORIGEN DE LA NAVIDAD.










Fuentes:

  • Revista La Atalaya del 15 de noviembre de 1989, páginas 21-23.
  • Revista La Atalaya del 1 de febrero de 1992, páginas 19-23.
  • Revista Despertad, 8 de febrero de 1989, páginas8-11.
  • Revista La Atalaya, 15 de febrero de 1992, páginas 4-6.
  • El Hombre en busca de Dios, editado por los testigos de Jehová, págs. 268-274.
  • Wikipedia.
  • Razonamiento a partir de las Escrituras, editado por los testigos de Jehová.


domingo, 11 de septiembre de 2011

LAUDAS GREMIALES EN NOIA.

LAS LOSAS SEPULCRALES DE NOIA.
La importancia de su pasado queda reflejada en la abundancia de pazos y casas señoriales. Frente a la iglesia de Santa María está el palacio barroco de los García Suárez o Senra. Merece la pena contemplar la Casa da Xouba, el pazo Dacosta y Forno do Rato. En la Plaza do Curro, se halla el Hospital de Sancti Spíritus, que fue Colegio de Gramática en el S.XVII.

En Noia, en 1576 existían los siguientes gremios: marineros, canteros, herreros, zapateros, carniceros y curtidores.

El estudio de las lápidas gremiales, solo puede hacerse a partir de conceptos generales referidos a otra documentación procedente de otras villas cercanas, ya que en el caso de Noia el trabajo de investigación aún está por hacer. Hoy en día, en la memoria colectiva del pueblo de Noia, aun se conservan los antiguos nombres de las calles, como la Rúa Concheiros, Lagares, Pelamios e Besteiros. 

Todas ellas deben su denominación, a la principal actividad.


Pero en este interesante conjunto lo que más llamó y sigue llamando la atención es la gran cantidad (más de cuatrocientas) de losas o lápidas sepulcrales con marcas o signos grabados sobre ellas. Los que tuvieron la suerte de contemplarlas in situ, en el mismo lugar que ocuparon durante siglos, quedaron maravillados de esta magna colección única, quizás, en el mundo. Pero el investigador de hoy se tiene que conformar con admirarlas y estudiarlas apoyadas en la cerca del cementerio, en los muros de la iglesia o amontonadas como si de escombro se tratase. Actualmente ya son muy pocas las que permanecen en su lugar de origen.

Esta quintana dos mortos llegó en perfecto, estado de conservación hasta la década de los años treinta, con muy pequeñas alteraciones, en su mayor parte debidas a que sus propietarios fueron colocando sobre ellas trozos de mármol donde se hacía constar la familia a quien pertenecía. Esto se vino haciendo desde el siglo pasado, pero cuando se debió proceder a su clausura para conservarlo tal y como había sido durante cientos de años, no se hizo y hoy -pues todavía sigue siendo el único cementerio con que cuenta la población- ya perdió gran parte de su encanto y, lo que es aún peor, muchas piezas de incalculable valor arqueológico.

Los noieses sabían cuáles eran las lápidas de sus deudos por la situación que durante siglos había sido siempre la misma, y por las marcas o signos que sobre ellas estaban grabados, marcas que en su mayoría eran el distintivo familiar.¿Por qué hacían estos signos y no ponían el nombre del difunto o difuntos? La explicación es sencilla: estas gentes no sabían leer ni escribir, pero en cambio sí conocían la marca propia de su familia, que figuraba en todas sus pertenencias. Esto mismo aún sucedía no hace muchos años en el norte de Portugal, entre los marineros de Póvoa de Varzím: allí todavía se pueden ver anclas, remos, agujas, navajas, etc., o en las puertas o piedras de algunos edificios -sobre todo religiosos- estas siglas (como se denominan en el país vecino) familiares de pertenencia.

Sin embargo hay que aclarar que los nobles, sacerdotes y ricos burgueses sí solían poner sus nombres sobre las tumbas: Pero Afonso da Ponte (era 1300?), Alberte de Ben (1570), etc. Esta diferencia no sólo se manifiesta en escribir o no su nombre, sino que también en que éstos muchas veces eran enterrados en sarcófagos -de los que todavía hay abundantes muestras en el cementerio-, quedando sus cuerpos sobre la tierra y no debajo como los de los artesanos y marineros. Aunque, como en todo, hay excepciones.

Pero al ir dejando de ser analfabetos fueron también sustituyendo paulatinamente las antiguas marcas por el nombre del difunto, aunque en un principio ponían las dos cosas: Aqi : iaz : M Ferrs : fila de Fra : Marino, y en el centro un monigote que representa a la difunta; S. de Fernán Vieitez, pero en la cabecera figuran las plantillas u hormas indicando que él (o sus antepasados) había sido zapatero; S. de Bicdanos. Mercader, y al lado la vara de medir de los mercaderes, etc. Hay que tener en cuenta que en algunos casos pudiera ser que la marca fuese anterior, es decir, que perteneciese a un antepasado del difunto cuyo nombre figura, pues la mayoría fueron durante siglos de una misma familia.

Después de esta pequeña introducción, ya podemos pasar a hacer un somero catálogo de las marcas que hay sobre las más de cuatrocientas losas sepulcrales (en buen estado no pasan del centenar) que se encuentran actualmente en este cementerio.





Representaciones humanas

Son muy abundantes y, para algunos historiadores, las más antiguas. Se trata de los archiconocidos dibujos o monigotes que todos hemos hecho de pequeños, pero en algunos casos se llegó a tal grado de estilización y abstracción que es sumamente complicado el interpretarlos. Sabemos que son figuras humanas porque dos que hay en una de las jambas de la puerta principal de la iglesia tienen nimbo. Es decir, para que se entienda mejor, el artista, además de la cabeza, piernas y brazos que tienen todos, les hizo sendos nimbos para indicar que se trataba de "santos". Por supuesto que estos "santos" no pueden ser anteriores a 1327, año en que fue concluido y consagrado el templo.

En un caso tenemos un grupo que pudiera representar a una madre con su hijo, dispuestos a modo de Piedad.

Marcas familiares




Les damos este nombre a ciertas figuras que suponemos con fundamento, teniendo en cuenta otros casos semejantes, que se refieren al signo distintivo que tenía una familia y que era heredado por sus descendientes. Es curioso observar que algunas se repiten en los sillares de la iglesia de Santa María (sobre todo en la fachada principal al lado del rosetón, en el lugar más visible) (1327), en la de San Martiño (1435), y en e] hospital de Sancto Spíritus (s. XV).¿Se trata de simples signos lapidarios de canteros o del distintivo de la familia que pagó la labra de esa piedra? Tal vez sea lo segundo.

Como ya queda dicho, marcas semejantes a estas de Noia eran usadas no hace muchos años por los marineros de algunos puertos portugueses, en particular por los de Póvoa de Varzím, y, aunque menos, por los gallegos fronterizos. Por ejemplo, en la puerta de la capilla de Santa Tegra de A Guarda (Pontevedra), en la desembocadura del río Miño y sobre el conocido poblado prehistórico del mismo nombre, había hasta aún no hace muchos años varios de estos signos, iguales a los portugueses. Con ellos marcaban todas sus pertenencias, desde las herramientas y otros útiles que empleaban en la pesca, hasta las de uso doméstico.

Marcas profesionales o gremiales

Son las más abundantes dado que Noia, sobre todo desde el primer cuarto del siglo XIV y hasta el XVII, disfrutó de una floreciente situación económica y mercantil aún no igualada. Aquí abundaban los marineros, los artesanos, los nobles... Veamos tan sólo algunas, sin intentar agotar el tema ya que debido a que muchas se encuentran amontonadas y dadas vuelta, es imposible por ahora pretender hacer una completa y sistemática catalogación, aunque sea muy necesaria.

También hay que decir que, a pesar de su abundancia, estas losas no son las más originales, pues sólo en Galicia tenemos muestras en otras muchas poblaciones, aunque sí es cierto que en ninguna hay la cantidad y variedad que se encuentra en este cementerio.

Marineros




En 1550 escribía el licenciado Bartolomé Sagrario de Molina, natural de Málaga, en su DESCRIPCION DEL REYNO DE GALICIA Y DE LAS COSAS NOTABLES DE EL: cárgase aquí cantidad de sardina la mejor de todo el reyno: y ansi do quiera que llega alguna sardina preguntan luego por la de Noya aviendo esta no se despacha otra. ..(2). Pero su fama de importante puerto pesquero ya le venía de muy antiguo, de cuando en 1238 el rey Fernando III el Santo le concedió -juntamente con Pontevedra- el privilegio exclusivo de poder elaborar saín (grasa de sardina).

Esta importancia quedó patente en la necrópolis: las losas con motivos marineros son las más abundantes. La herramienta representativa de esta ocupación era el ancla (áncora). Se agrupaban en el gremio del Corpo Santo, denominación con que se conocían en los medios marineros gallegos las reliquias de San Pedro González Telmo, aún hoy patrón de la diócesis de Tui-Vigo, en cuya catedral reposan sus cenizas. Años después se pusieron bajo la protección de San Nicolás.

Canteros

Sobre sus lápidas esculpían una escoda o pica (pico), acompañada en algunos casos por la escuadra (escoadra). Hay dos que son dignas de recordar por su originalidad: en sus cabeceras, imitando un escudo de armas, grabaron la pica en una y en la otra, además de esta herramienta, otros signos relacionados con la familia y con varios oficios. Ninguna de las múltiples y variopintas figuras que hay en heráldica se pueden comparar a estas picas, todo un símbolo del hombre trabajador. Junto con los carpinteros formaban el gremio del Espíritu Santo.

Carpinteros


Sus marcas también son muy abundantes. Suelen estar representados por el hacha (a machada) o la azuela (a aixola), casi siempre acompañadas por otra herramienta, tal como la escuadra, el martillo (o martelo), el compás, el escoplo (a trencha), etc. En algún caso aparece el taladro (a trade), que pudiera indicar que el difunto era tonelero.

Durante siglos Noia fue famosa por sus astilleros y, como es normal, por los muchos carpinteros de ribera que en ella vivían. Estos, además del hacha, grababan unas ondas marinas para diferenciarse de sus compañeros de oficio. En 1550 decía el ya citado licenciado Molina:

La villa bien noble / y antigua de Noya
sentada en un llano / que es casi una hoya
do buenos navios / se suelen labrar...

Y ya en prosa: la buena villa de Noya: que es gentil pueblo y de los de más antigüedad que ay en este reyno: es de gente noble: házense aquí muchos y buenos navios grandes y pequeños porque tienen comarca de mucha madera...(3).


Pero no todos los miembros de un gremio disfrutaban de igual categoría: hay una lápida que tiene esculpido a un hombre con vara en la mano derecha, sombrero de dos picos y, además de esta rica indumentaria, a sus pies como uno de sus compañeros carpinteros, están los símbolos de su oficio. Suponemos que se tratase de algún mayordomo del gremio que, junto con los canteros y escultores, se agrupaban bajo la protección del Espíritu Santo.Image

Curtidores


El distintivo que solían grabar sobre sus tumbas era el mandil o delantal que se ponen para trabajar el cuero en los pelamios o pios. Pero en algunos casos se acompaña con las tenazas llamadas de curtidor, que se emplean para manipular las pieles durante el trabajo de ribera. Una cuchilla especial, de hoja semicircular, que todavía se usa para cortar el cuero, también figura en algún caso. Por su número e importancia en la vida de Noia tuvieron calle propia (Rúa dos Pelamios), y con los zapateros formaban el gremio de San Martín.

Zapateros
En tiempos tuvieron cofradía propia bajo la advocación de San Amaro o Mauro, aunque después como ya queda dicho se juntaron con los curtidores en la de San Martín. Las marcas que más se repiten son las plantillas u hormas (formas), acompañadas, sólo en algunos casos, por la lezna (subela), cuchilla (coitela, chaira), tijeras (tixouras)... Tuvieron también calle propia: Rúa da Zapatería.
[Santa+María+26.jpg]
Mercaderes

Debió de ser negocio muy rentable pues, junto con los marineros, son sus losas las que más se repiten en el cementerio. Su instrumento o herramienta representativa era la vara de medir, algunas veces acompañada de las tijeras. Tuvieron gremio propio que acogía a todos los tratantes, bajo la advocación de San Mauro (junto con los zapateros). A modo de anécdota -aunque demuestra las importantes relaciones comerciales de esta población coruñesa-, bajo una de estas losas reposaron los restos mortales de un mercader bilbaíno: Aqi : iaz : Lope : Urcre : Mateo : mercador : de: Biluao.

Sastres


Es difícil saber cuáles son las lápidas de estos artesanos, pues su herramienta preferida, las tijeras, se repite en otras profesiones, como los mercaderes, zapateros, etc. En el caso de los sastres suelen estar acompañadas por unas rayitas que representan las agujas. Formaban el gremio de San Juan Evangelista.

Herreros/cuchilleros

Su herramienta era la tenaza de fragua (tenaza do lume), que se usa para meter y sacar el hierro del fuego. Pero en algunos casos se plantea el dilema de si se trata de herreros o curtidores, pues ambos tenían dichas tenazas aunque para diferentes trabajos.

No hay duda en los casos en que la tenaza está acompañada de un arma (espada, cuchillo...). Pertenecían al gremio de San Juan Bautista, aunque solían acompañar a los plateros, cuyo protector era San Julián.

Carniceros

Aunque considerado como uno de los oficios más viles, estos honrados trabajadores también tuvieron a orgullo, como todos los demás, el dejar constancia de su profesión. Dos son las herramientas que más se repiten en sus losas: el hacha (a machada) de carnicero y el machete. De igual forma a las que figuran en estas lápidas aún no hace muchos años que se podían ver en las carnicerías noiesas. Su patrono era San Pedro.



Aun en el claustro de la catedral, entre otras lápidas y tumbas, podemos acercanos a contemplar las bellas laudas sepulcrales de un notario de Noia y de un escriba, no se si santiagués:



A la izquierda tenemos a Pedro Aras (el equivalente castellano sería Pedro Arias), notario de Noia:

AQ[U]I : IAZ : PEDRO : ARAS : NOTAR
IO : DE : NOIA

Aqui jaz Pedro Aras notario de Noia”



A la derecha, Bertolameu das Seixas (¡cuantos Seixas gallegos habrán sido convertidos en Seijas por arte de birlibirloque!), escribano. Seixas es palabra gallega que procede del latín SAXAS 'piedras'.

S[EPULTURA] : D[O] : PRE[SBITERO?] :
BERTOLAMEU : DAS : SEIXAS : SCRI
BANO : E[RA] : D[E]
M : CCCC <...>


Sepultura do presbítero (?) Bertolameu das Seixas, escribano, era de 14..”

La era de 1400 equivale al año 1372 del nacimiento de Cristo. El sepulcro no puede ser muy posterior, pues la datación por la ERA fue sustituida por la datación por el año cristiano desde 1384, por decisión del rey Juan I.



A continuación desgloso las laudas con marcas profesionales:
Teniendo en cuenta documentación de las Edades medieval y moderna, se ha podido establecer un listado de todas las profesiones y gremios que existían en la Noia antigua. Y a partir de ellos, se ha logrado establecer de manera más o menos satisfactoria una correlación entre símbolos y actividades profesionales.
-Hay algunas profesiones testimoniadas documentalmente, cuyas marcas identificativas no han podido ser descifradas con claridad. Tal vez son algunas de las marcas ya conocidas o tal vez no tuvieran, o tal vez fueran iguales a las de otras profesiones. Profesiones de marcas desconocidas serían:
Aserradores.
Bordadores.
Botoneros.
Cereros.
Cesteros.
Plateros.
Sombrereros.
Tratantes.
De entre las marcas sí conocidas:
-Canteros y picapedreros: pico, a veces con escuadra.
-Carniceros: hacha y cuchillo.
-Carpinteros de tierra: hacha o azuela, a veces con compás.
-Carpinteros de ribeira: hachas, acompañadas a veces de líneas onduladas que representarían las olas del mar.
-Curtidores, peleteros, talabarberos y cordobaneros: cuchilla para raspar pieles o tenazas.
-Herreros: tenazas de fragua.
-Horneros y panaderos: pala de las usadas para meter y sacar el pan del horno.
-Marceros (trasquiladores): una tijera de trasquilar (dos hojas unidas en un extremo por un círculo).
-Marineros, mareantes y pescadores: anclas, vieiras, ondas de mar...
-Mercaderes: vara de medir paños, tijeras...
-Molineros: se les atribuye un símbolo que recuerda a una segorella (la pieza de hierro que sostiene la muela superior)
-Rederos: aguja de coser redes.
-Retejadores: tal vez el mismo símbolo que los carpinteros de tierra.
-Sastres y costureras: tijeras.
-Tejedores y tejedoras: lanzaderas de telar.
-Tenderos: probablemente las mismas que los mercaderes.
-Toneleros: hacha y barrena para hacer agujeros.
-Zapateros: plantillas y hormas
-Notarios: marcas notariales.



NOBLES EN NOIA.
Lamas y Señoráns, Pedro Graíño de (Hijo de Álvaro Núñez de Lamas).
Lamas, Vasco Fariño de (su esposa: Violante Varela).

REGIDOR DE NOIA.
Prego de Montaos, Juan
FACTOR DE BALTASAR LOMELINI
Vivaldo, Agustín

SEÑOR DEL COTO DE CAAMAÑO Y CASA DE NEBRA (1563).
Pérez Mariño, Gonzalo

ALCALDE MAYOR
Lamas, Bachiller Lope Coscónez (Juez de Muros).
Valladares Figueroa, Gregorio (1580)

TENIENTES DE GOBERNADOR.
Sánchez de Lanzós, Pedro
Varela de Villamide, Gil

ALCALDE ORDINARIO DE LA VILLA DE NOIA. (1570)
González da Costa, Fernán
Rodríguez Torrado, Alonso (1580)

PROCURADOR GENERAL DE LA VILLA DE NOIA. (1570)
Paz, Alonso

PROCURADOR DE CAUSAS EN NOIA EN 1550.
Outón, Juan

NOTARIOS DE NÚMERO EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Alfonso, Ares
Careta, Gonzalo
Fernández de Bialo, Gonzalo
Gómez, Cristóbal
González de Torre, Antonio (1580)
Lamas, Martín
López, Benito
Mariño, Melchor
Rodríguez, Miguel
Rodríguez Polín, Juan
Suárez, Juan

MÉDICO CONTRATADO.
Vázquez, Licenciado Francisco (1580)

SANGRADOR.
Aguiar, Alonso (1580)

VECINOS ACAUDALADOS QUE EMIGRARON POR LA PESTE Y POBREZA.
Álvarez de Caamaño, Fernando
Bermúdez, Francisco
Díaz, Ruy
Leis, Matín
Marcote, Rodrigo
Oanes de Sotomayor, Doña Sancho
Pérez, Ruy
Rodríguez Torrado, Alonso
Romero de Caamaño, Arias
Romero, Fernán
Sotomayor, Álvaro (Hijo de Diego Álvarez de Sotomayor y de María Becerra de Caamaño).
Trigo, Doña Mayor
Vázquez da Acosta, Jorge

MERCADERES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540 A 1570.
Albértez, Pedro
Alfonso, Bastián
Alonso de Ron, Juan
Blanco, Juan (1570).
Camaño, Alverte (Rico).
Caamaño, Fernando
Camaño, Francisco (Rico)
Coquejo, Juan (Rico)
Danos, Gil (Rico).
Fernández, Francisco (Rico).
Fernández Joeiro, Juan (Rico).
Fernández de Vendimon, Pedro (Rico).
Fernández de Neira, Pedro (Rico)
Fernández, Rodrigo
Fernández de Abeixon, Domingo (1570).
García, Alonso
García, Álvaro (Rico).
García, Pero (Rico).
Gómez Miguel
González, Juan
Graíño, Álvaro
Marcote, Antonio (Rico)
Moraña, Antonio
Neto, Cristóbal
Neto, Fernando
Núñez de Paz, Juan (Rico)
Pais, Francisco
Pardal, Rodrigo
Patiño, Pedro
Paz, Luis
Pena, Gregorio
Pillado, Diego
Rodas, Lois
Rodríguez Marcote, Antonio
Santiago, Jácome (Rico).
Sobrado, Gonzalo
Teixo, Alonso
Traba, Jácome
Trigo, Gómez (Rico)
Vilar, Juan (Rico)
Viñas, Juan
Xiance, Domingo (Rico).

MAREANTES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Avillés, Domingo
Avillés, Diego
Bandín, Fernando
Barral, Rodrigo
Becerra, Alberto
Bermo, Gómez
Caamaño, Alonso
Cangas, Juan
Carou, Pedro
Carpintero, Juan
Castelán, Álvaro
Conde, Martín
Crespo, Alfonso
Cuqueiro, Nicolás
Davilés, Juan
Falcón, Alonso
Fernández, Cristóbal
Fernández Calvo, Pedro
Fernández de Luarca, Juan
Fernández Rañón, Roi
García, Fernán
García, Gregorio
García, Gonzalo
García de Cambados, Juan
García Carreño, Fernando
Gómez, Rodrigo
Gómez, Alfonso
González, Gabriel
Lamas, Gabriel
Lamas, García
Leis, Vasco
Mateo, Pedro
Méndez, Pedro
Montáos, Alonso
Outeiro, García
Paz, Luis
Pazos, Juan
Pereiro, Juan
Pérez, Alberte
Pérez, Roi
Pérez, Domingo (1570)
Porto, Antón
Ribadeo, Pedro
Santiago, Alberte
Sánchez, Bastián
Sánchez, Pedro
Trigo, Juan
Vilar, Juan
Yanes, Fernán

ZAPATEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Bravo, Gregorio
Borrajeiros, Juan
Camiña, Gregorio
Cotoziño, Juan
Domínguez, Juan
Chalrrín, Alfonso
Gómez, Francisco
González, Pedro
Pereira, Bartolomeu
Pérez, Baltasar (1570).
Pérez, Gaspar (1570).
Rodeiro, Fernando
Sidráns, Gregorio
Vázquez, Gregorio
Vázquez, Pedro

LABRADORES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Albariza, Lopo
Alfonso de Outeriro, Juan
Altonzas, Martín
Aragande, Alonso
Beijón, Fernando
Beiro, Antón
Beiro, Gabriel
Bexeres, Fernando
Brión, Francisco
Caamaño, Álvaro
Cairo, Gregorio
Calrín, Juan
Carou, Bertolo
Carou, Pedro
Casal, Fernán
Castro, Gregorio
Cecido, Alfonso
Cespón, Esteban
Corsón, Vasco
Cuns, Pedro
Curral, Alberto
Danos, el Mozo, Gil
Domayo, Alfonso
Dorta, Juan
Falaco de Mogor, Juan
Fagía, Juan
Faxiño, Juan
Ferreira, Ares
Figueira, Gregorio
Franco, Domingo
Gómez de Tállara, Juan
Iglesia, Juan
Lamas, Alberto
Leis, Juan
Leis, Bertolo
Lojo, Jácome
Lorenzo, Juan
Maneiro, Nuno
Marcote, Juan
Mariño, Rodrigo
Martiz, Alberto
Miguens, Fernando
Míguez, Alfonso
Míguez, Jácome
Míguez, Juan
Monte, Juan
Montemoíno, Francisco
Noal, Pedro
Nobo, Pedro
Núñez, Alfonso
Núñez, Jácome
Outeiro, Alfonso
Outeiro, Juan
Outón, Antonio
Pais, Vasco
Pastoriza, Alberto
Pérez de Eiroa, Gregorio
Pérez de Pastoriza, Juan
Pérez Ruso, Juan
Pérez Tomé, Juan
Portugés, Alfonso
Puñal, Alfonso
Queiro, Alberto
Quintáns, Alfonso
Raíces, Juan
Reboredo, Gregorio
Reiriz, Bastián
Ro, Juan
Rodríguez, Blas
Rodríguez, Pedro
Romeu, Lopo
San Payo, Martiño
Santos, Juan
Seilán, Pedro
Seoane, Alberto
Soga, Gregorio
Tobío de Belles, Fernán
Torre, Juan
Trasmonte, Pedro
Vicente, Domingo
Vidal, Fernán
Vilaboa, Martín

MARINEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Bedino, Francisco
Carete, Alberte
González, Bastián
Lastres, Juan
Sarabia, Vasco

CLÉRIGOS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Alvite, Rodrigo
Becerra, Martín
Becerra, Pedro
Becerra, Rodrigo
Gómez Gonaldo, Gonzalo
Mosquera, Rodrigo
Paz, Bachiller Luis
Sobeiro, Álvaro

ESCUDEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Costa, Gómez
Roán, Fernán (Juez de Noia,)
Vázquez de Caamaño, Jorge

CARNICEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Casal, Juan
Piñeiro, Gregorio
Ponte, Antonio
Salvador, Gregorio
Santos, Juan
Sueiro, Alfonso

PEDREROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Núñez, Fernando

PLATEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Bermúdez, Pedro
Prego, Álvaro

TONELEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Antelo, Vasco
Fernández, Esteban
Martiz, Greogorio

HERREROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Coito, Juan
Fernández, Juan
Manciro, Martín
Saavedra, Juan
Seoane, Antón
Vicente, Gonzalo
Vicente, Juan

HORNEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
González, Juan
González, Lorenzo
Guiande, Alberto
Lamas, Juan
Pérez, Gonzalo
Suárez, Miguel

REGIDORES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Delgado, Gregorio
Gómez de Reino, Antonio (Rector del Beneficio de San Martiño de Lesende.)
Núñez de Paz, Juan
Pardo Noguerol, Pedro (1570).
Paz, Antonio
Romero da Costa, Fernán
Sánchez de Lamas, Pedro
Sánchez de Lanzós, Pedro
Santiago, Domingo
Trigo, Gómez
Xiance, Domingo (Teniente de Alcalde Mayor).
Vázquez de Caamaño, Juan

MOLINEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Barro, Esteban
Pascual, Domingo

SERRADORES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Martiz, Juan

MERCEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Álvarez, Antonio (Rico).
Fernández de Luarca, Juan (Rico).
Pita, Manuel (Rico).
Seratán o Zaratán, Alonso (Rico).

TEJEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Alfonso, Rodrigo
Pérez, Domingo
Roguel, Pedro

TABERNERO EN NOIA SOBRE 1550.
Álvarez Garabelos, Bartolomé
Domayo, Juan (1565).
Montes, Martín

SASTRES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Fernández, Álvaro
Fernández de Caamaño, Rodrigo
Fernández de San Juan, Gómez
García, Fernán

TEJEDORES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
López, Alberto

CANTEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Araújo, Salvador
Barro, Juan
Castroverde, Jácome
Gándara, Domingo
Lego, Rodrigo
Tobío, Alfonso

CEREROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Tobío, Juan

HERRADORES EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Bamiño, Juan
Portomarín, Gonzalo

CESTEROS EN NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Cequilla, Pedro
Moxica, juan

JUEZ DE NOIA SOBRE 1560.
González, Nuno (Juez de Noia.)
Lamela, Gabriel (Teniente de Alguacil Mayor.)

TUNDIDORES DE NOIA EN LOS AÑOS DE 1540-1570.
Montero, Francisco

CARPINTEROS DE NOIA EN EL PERIODO DE 1540-1570.
Gómez, Bartolomé
Gómez, Rodrigo
Pérez, Afonso
Suárez, Pedro


DUEÑOS DE BARCOS Y CON CERCOS.
Laranga, Bartolomé
Porto, Alberto
Yanes, Jácome
Debe, Juan

BACHILLERES.
Lamas, Bachiller Sancho López Conscónez de (Esposo de: Inés García Prego de Montáns o Montaos. Hijo: Pedro Yanes Prego)

GOBIERNO EN EL PERIODO DE 1570-1603.
Bolaño, Roy (Alcalde Mayor).
Trigo Noguerol, Fernán (Alcalde Ordinario).
Regidores:
Álvarez de Basante, Pedro
Bermúdez de Castro Francisco
Díaz Teixeiro Roy
Romero da Costa Fernán
Santiago, Domingo
Procurador General:
Fernández, Francisco
González de Son, Diego, Procurador General de la Villa.
González de Son, Pedro (1598). Procurador General de la Villa.
Escribanos:
García Calderón, Juan
Luna, Alonso
Martínez, Juan
Comisionado para Vocero de Lamentos ante Felipe II:
Sáiz de San Martín, Diego, Procurador General de la Villa.

Durante esta época de finales del siglo XVI, la peste redujo de 900 vecinos (unos 4500 habitantes) a 300 (unos 1500 habitantes). Solo unos 24 tendrían dinero como para sostenerse. En 1598, murieron 1000 personas, y algunos días murieron entre 26 a 28 muertes.

En esta época hubo casas yermas, casas caídas vacías y gente muy pobre pasando hambre.










Leer más: http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=1794#ixzz1Xck0eGPJ


Fuentes:
  • Artículo extraído íntegramente de:Revista de Folklore. http://www.funjdiaz.net/folklore/07ficha.cfm?id=364
  • http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=1794
  • Fotografías: Josiño Souto.
  • http://verbaescrita.blogspot.com/2009/10/picheleiros.html
  • http://amado-amadoblog.blogspot.com/2011/05/laudas-gremiales-de-noia.html